De zorzales va la cosa

La caza de zorzales en los últimos años está teniendo cada vez más adeptos entre los aficionados a la caza. En gran parte se debe por el declive de la perdiz. ¿Las razones? cada vez cuesta más encontrar buenos cotos que las gestionen como es debido sin tener que recurrir a las de granja, perdiendo esa bravura que las caracteriza, y por otros motivos, como que nos hemos adaptado y modernizado a su caza. Atrás quedan esos días en que sólo se cazaban al paso y a la dormida.
Así que toca disfrutar de esos magníficos lances que nos brindan estas pequeñas migratorias.
Ahora que ya han pasado los meses de tirarlos al paso, que suelen ser finales de septiembre y primeros de octubre, podemos planificarnos una buena jornada para buscarlos al salto o cazarlos en grupo formando la mano.
A los zorzales hay que cazarlos entre olivares, viñedos o en el monte. El perro en este caso nos valdrá para cobrarlos, interesándonos un perro tranquilo, que no se nos aleje mucho, ya que tendremos que ser muy discretos para que no se nos levanten los zorzales fuera de tiro.

En los olivares del sur peninsular, se les caza en mano, disponiendo una línea de cazadores que permitirán que los zorzales vuelen en todas direcciones, permitiendo tiros muy variados. Al acercarnos a los olivos debemos entrar preparados, pues lo más normal es que se arranquen algunos nada más entrar, por lo que estaremos atentos y taparemos rápidamente al zorzal que se arranque en mejores condiciones, sin dejarlo tomar demasiada distancia, para evitar sus impresionantes zig-zageos en las calles del olivar, complicándonos muchísimo el tiro al taparse entre los olivos.

Si cazamos en monte, lo ideal es ir en grupo, donde nos dividiremos, entrando unos por el monte y colocando las otras escopetas por fuera de la motilla, para poder así abatir los que salgan precipitados o por los disparos. Cuando terminemos de batir la motilla, estaremos unos minutos apostados ya que suelen volver algunos. Estaremos muy bien tapados ya que en contra de lo que parece, los zorzales tienen una vista excepcional y sino nos divisan, no tardarán en cambiar de rumbo y salirse fuera de nuestro alcance.

Así que cazándolos en cualquier tipo de terreno, tenemos garantizados muy buenos lances, eso sí, no nos olvidemos de que no dejan de ser migratorias, y nunca se sabe cómo puede ser la jornada. Pero una cosa sí es segura, si los estresamos cazándolos sin dejarlos descansar, no dudaran en migrar de nuestro coto. Así que lo ideal es darle descanso y asegurarnos buenas jornadas de caza.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia como usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR