Método de Adiestramiento con Clicker

Artículo escrito por Jesús Gutiérrez

Método de adiestramiento de perros con Clicker.

¿Qué es el clicker?

El clicker es una útil herramienta de adiestramiento.

Consiste en un pequeño dispositivo mecánico que hace un ruido característico tipo “click” cuando presionamos una lámina metálica dispuesta a tal efecto.

En 1938 publicó “El comportamiento de los organismos” que define el condicionamiento operante. El clicker es un refuerzo condicionado secundario descrito por el importante Psicólogo conductista americano B. F. Skinner, en 1951 en un trabajo llamado “Como enseñar a los animales”.

En las traducciones de los primeros artículos de Skinner se le llama “grillo” y algunos adiestradores que lo usaban en España hace años le llamaban “rana” pues su origen es un viejo juguete infantil con esa forma, de bronce y con una lengüeta de acero.

Actualmente se ha convertido en una importante herramienta para desarrollar una técnica de adiestramiento con refuerzos positivos, aplicable en perros para diferentes fines (compañía, obediencia, perros de asistencia, agility, perros detectores de drogas, perros de deporte, etc.), y en otros animales como caballos, delfines, focas, etc.

Karen Pryor es la creadora del adiestramiento con el clicker. Karen se basa en el principio en que si tú consigues que tu perro te comprenda, hará lo que tú quieres. Ya que por instinto los perros quieren complacer a su dueños.

Entonces el arte de adiestrar a un perro consiste en comunicarle, lo que quieres que él haga, en un lenguaje que él comprenda. De esta forma puedes enseñar en semanas lo que costaría meses con otros métodos más tradicionales.

Criterios técnicos:

El clicker se utiliza como reforzador condicionado positivo; o sea, un estímulo que adquiere la capacidad de reforzar el comportamiento debido a su relación con algún estímulo positivo.

El clicker se puede asociar a cualquier estímulo que el perro considere positivo, pero por comodidad se suele asociar a comida o, menos usualmente, a juego.

El clicker se usará como reforzador positivo generalizado, ya que reforzará una gran variedad de acciones.

Utilizar el clicker en vez de premiar directamente con la comida o el juego tiene una serie de ventajas y funcionalidad:

  • Precisión: Tiempo de presentación (timing, tiempo, 0,5 seg.) óptimo; nos permite premiar en el momento justo en que se realiza la conducta, sin demoras.
  • Claridad: Eliminando manipulaciones del perro que enturbian el aprendizaje durante la enseñanza.
  • Concentración: Con la comida el perro pierde la concentración al ser premiado, pudiendo llegar a estar sobremotivado y, por lo tanto, reduciendo el aprendizaje, con el clicker se proporciona al perro un premio sin afectar la concentración.
  • Posibilidad de reforzar acciones lejanas: o en direcciones contrarias al guía.
  • Proactividad: El clicker implica al perro en el trabajo facilitando la construcción activa del comportamiento.
  • Comodidad: Su uso es fácil y no requiere técnicas complicadas de manejo.
  • Gran margen de error: Tanto por ser un trabajo de enseñanza en positivo como por introducir el comando con la acción ya aprendida.

Generalidades:

  • Podemos utilizar está técnica con perros de todas las edades, desde cachorros hasta perros adultos.
  • Se puede utilizar para enseñar una cantidad infinita de ejercicios.
  • El sonido refuerza mejor que la voz, porque siempre funciona igual.
  • Es un método positivo, sin castigo. Lo peor que puede ocurrir es que no suene el clicker.
  • Es una técnica de adiestramiento que resulta intuitiva y muy divertida para perro y amo.
  • El comportamiento aprendido con el método clicker es mucho más resistente a la extinción.
  • Una vez que el perro ha entendido el “juego” de hacer sonar el clicker, el aprendizaje y pulido de ejercicios es mucho más rápido que en el adiestramiento tradicional.
  • Estimula la creatividad del adiestrador al buscar la forma de comunicar al perro lo que quiere que realice, además de inventar cada día ejercicios nuevos.
  • Realiza sesiones de adiestramiento cortas. Tu perro aprenderá mucho más en tres sesiones de cinco minutos cada una, que en una hora de aburridas repeticiones.

Hay tres formas de entrenamiento con clicker: Luring (atracción), Shaping (moldeado por aproximaciones sucesivas) y Targeting (establecer blancos).

Luring (atracción).

Se utiliza el reforzador primario (comida) para guiar al perro hacia distintas posturas físicas, clickeando en el preciso momento en que logra la posición. Después de un número variable de repeticiones cuando el perro ya ofrece el comportamiento siguiendo solo la mano sin comida, podemos empezar a ponerle orden a dicho comportamiento.

Shaping (moldeado por aproximaciones sucesivas).

Se utiliza para enseñar un comportamiento complejo compuesto por muchos comportamientos más sencillos. Nos hacemos una imagen mental del comportamiento deseado y clickamos las aproximaciones. Toda vez que el perro ofrezca conductas más cercanas al comportamiento final que buscamos, estas serán reforzadas de forma selectiva (no se presentará refuerzo para las respuestas iniciales).

Entrenamiento del Targeting (Varita mágica, establecer blancos).

El “targeting” es una forma particular de atracción que consiste en entrenar al perro para que intente tocar un objeto con la nariz o las patas.
El Target o “objeto diana” es sencillamente eso, algo que “apunta, señala”. Enseñaremos a nuestro perro a tocar con su hocico (o cualquier otra parte del cuerpo) el target (diana).

Podemos utilizar cualquier objeto como target, una varita, un lápiz, una antena de coche, una varita extensible, la propia mano, etc.

  • Trabaja en un lugar sin distracciones.
  • Al principio, el target debe ser frotado con comida para atraer a tu perro.
  • Pon el target delante del hocico del perro y espera. Es probable que el perro por curiosidad se acerque a olisquearla, en el momento que la toque, recompénsalo con un click y comida, (es importante mantener el target quieto, no llevarlo hacia su hocico, que sea el perro el que se acerque).
  • Repite este ejercicio para que tu perro aprenda que tocar el bastón resulta en una recompensa.
  • El siguiente paso es hacer que tu perro siga el bastón, lo que puedes lograr agitando éste arriba o debajo de su cabeza y recompensarlo cada vez que siga el movimiento.
  • Siguiente paso, intenta alejar el bastón de él y recompénsalo por moverse en la misma dirección.
  • Ahora puedes mover el target mientras va a tocarlo, animándole a que lo siga. clickea y recompensalo si lo hace. Puedes ir aumentando el tiempo que ha de seguirlo antes de conseguir el click y premio.
    Siempre que tengas dificultades vuelva repetir el último paso que tu perro hacia bien y avanza desde ahí.
  • Ahora que tu perro ha aprendido a seguir el bastón puedes enseñarlo a moverse a distintos lugares, recoger objetos y entrar a ciertas áreas.

Como asociar el clicker al estímulo positivo:

  • Para poder usar el clicker en el trabajo debemos asociarlo antes a un estímulo positivo, normalmente comida.
  • Es importante realizar correctamente la asociación pues de ello dependerá la posterior funcionalidad del clicker: por suerte es muy sencillo.
  • Preparamos varias porciones muy pequeñas de una comida apetitosa para el perro, esta comida debe ser fácil de tragar para no demorar el proceso distrayendo al perro de la sesión.
  • Por supuesto, el perro debe  tener hambre, pero no excesiva o la sobremotivación, (La ansiedad por la comida),  hará incómodo y menos eficaz el trabajo.
  • Con el perro suelto en lugar tranquilo “clickaremos” y le daremos una porción de comida, lo haremos varias veces con el lapso suficiente para que se distraiga, cuando hayamos generado una expectativa en el perro podemos demorar ocasionalmente el tiempo entre el click y el premio unos segundos, siempre con cuidado de no frustrar la expectativa.
  • Otras veces “clickamos” y dejamos caer la comida, así ayudamos al perro a asociar el click con la comida y no con una situación concreta.
  • Una vez “cargado” el clicker, es decir, nuestro perro ya sabe que el sonido del clicker le indica que va a recibir un premio. Ya podemos comenzar a “entrenar” a nuestro perro.

Precauciones:

Como hemos visto el clicker es un instrumento de adiestramiento de fácil manejo, cómodo y seguro, pero para aprovechar al máximo sus posibilidades hay que tener en cuenta algunos puntos básicos:

  • “Clickar” implica accionar el clicker y darle comida al perro (o el estímulo positivo que usemos).
  • El objeto del sonido es un timing (tiempo-cronómetro) impecable y de claridad en la asociación: si dejamos de dar comida al “clickar” el refuerzo condicionado durará un tiempo y luego empezará a extinguirse.
  • Hay que evitar a toda costa utilizar el clicker como si tuviera diferentes  intensidades de premio, aumentando el número de clicks según la acción sea mejor efectuada o más difícil.
  • Una acción correcta o aproximación, un click, si deseamos aumentar el premio daremos más comida o más apetitosa.
  • No parar ni facilitar en exceso la programación del perro: tenemos que ser capaces de ver el momento de dejar de reforzar una aproximación y pedir al perro un avance; igualmente debemos buscar avances que mantengan al perro implicado y atento en el trabajo.
  • Si premiamos continuamente progresos excesivamente fáciles el perro perderá concentración e interés en la clase.
  • No usar el clicker para una sola acción o tipo de acción.
  • Para construir una base deberíamos enseñar al perro desde el principio tres tipos de acciones: estáticas, las que implican adoptar una posición mantenerla (sentado, tumbado, pie); de aproximación, las que implican acercarse al guía (como la llamada); y de alejamiento, las que implican separarse del guía(a tu sitio, adelante..)
  • No convertir el clicker en un comando, si usamos el clicker para llamar la atención del perro o para que acuda a nosotros le hacemos perder el valor reforzante para convertirlo en el comando (mírame, o aquí).
  • No asociar inconscientemente el clicker a algo negativo: esto puede pasar si durante una sesión estás enfadado, si trabajas con el perro enfermo…etc.

El método de adiestramiento con clicker, es una forma maravillosa de fortalecer la relación con tu perro.

Y recuerda que el clicker es un instrumento de trabajo, para desarrollar buenos trabajos necesitarás conocimientos y una óptima aplicación práctica de los conceptos.

Artículo ofrecido por:
adistrador canino

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia como usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR