Principio de Premack

Artículo escrito por Jesús Gutiérrez

David Premack, nacido el 26 de octubre 1925 en Aberdeen, Dakota del Sur es profesor emérito de Psicología de la Universidad de David-PremackPennsylvania , EE.UU. Fue educado en la Universidad de Minnesota , cuando el positivismo lógico estaba en plena floración.

Principio de Premack es una teoría del condicionamiento operante (Burrhus Frederic Skinner), propuesta por el psicólogo estadounidense David Premack. Dadas dos respuestas en un procedimiento de condicionamiento operante, la respuesta más probable reforzará a la conducta menos probable; la respuesta menos probable no reforzará a la conducta más probable.

Se trata de uno de los métodos más eficaces para conseguir que los perros hagan lo que le indicamos incluso cuando prefieran hacer otras cosas en ese momento.

Premack señaló que el reforzador puede ser cualquier situación o actividad que el sujeto valore. Por lo tanto, un comportamiento agradable y frecuente aumenta la ejecución de otro menos preferible o probable, siempre y cuando el primero se haga contingente al segundo.

Este principio parte de dos supuestos:

El primero, es que si a un sujeto se le da acceso libre a dos actividades dedicará un tiempo determinado a cada una de ellas y ese porcentaje de tiempo refleja la probabilidad de esa actividad y, en consecuencia, el grado de preferencia de esa actividad.

El segundo, supuesto hace referencia a la relación de reforzamiento, que implica siempre dos conductas: una actividad preferible refuerza la ejecución de una respuesta menos preferente si el acceso a la actividad preferida se hace contingente respecto a la ejecución de la actividad menos preferida.principio-de-premack

En esta técnica se detectarán las conductas que sean de más agrado del sujeto y después se aplicarán las premisas, para que realice esta conducta sólo si antes realiza una conducta que se desea aumentar. Cabe destacar que la fuerza del vínculo es directamente proporcional a la probabilidad previa de la actividad reforzante.

Ejemplo: A tu perro le encanta salir a la calle, así que cada vez que abres la puerta sale disparado, o por lo menos intenta salir. La conducta de salir a la calle es de alta probabilidad cuando abres la puerta. Entonces, decides usar esta conducta como reforzador para enseñarle a tu perro a esperar hasta que le des una orden para salir a pasear. Abres la puerta pero le bloqueas el paso a tu perro para que no pueda salir. Cuando tu perro retrocede, vuelves a dejar libre el paso. Él vuelve a intentar salir y le vuelves a bloquear el paso. Repites este procedimiento varias veces hasta que tu perro espera por un segundo. En ese momento, le das la orden para ir a pasear y le permites salir. Gradualmente, y en varias sesiones, aumentas el tiempo que tu perro debe esperar hasta que le permitas salir.

Aplicación.

Conocer a tu perro.

Lo primero que debemos hacer para aplicar el principio de Premack con nuestros perros es conocer cuáles son las conductas que prefieren hacer en cada situación. El modo de averiguarlo es muy sencillo: Son las que más tienden a repetirse, y aunque no tiene por qué, hay quien las considera como conductas problemáticas. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Juno es un yorkshire terrier que aprovecha cualquier oportunidad para escaparse de casa y corretear por todo el bloque de pisos huyendo de sus propietarios. Algo muy divertido para él, ya que así consigue ser el centro de atención y disfrutar de una emocionante persecución donde con algo de suerte a veces consigue salir a la calle.
  • Luna es una hembra de labrador aficionada a perseguir palomas. Su pasión por las aves ha estado a punto de costarle un disgusto, porque a veces es capaz de cruzar calles en busca de palomas desprevenidas.
  • Yako es un bóxer y tiene pasión por la comida. Su “problema” consiste en que es capaz de comerse todo el cuenco del pienso antes de que su propietario llegue a ponerlo en el suelo.
  • Enzo es un pastor alemán y tiene pasión por la pelota, después de lanzarle la pelota nunca se la devuelve a su dueño.

Esas son las cosas que les gusta hacer, y que por sí mismas no son malas. Tan sólo necesitan ser controladas de algún modo por medio de una conducta previa.

Elegir la conducta que queremos que realice antes.Patricia y Nero

Una vez que sabemos cuáles son las conductas preferidas de nuestro perro, tan sólo debemos enseñarle alguna acción que actúe a modo de llave para poder acceder a ellas libremente.

De esta forma, al asociar las dos conductas, el perro es capaz de tomar el control de las consecuencias, ya que si hace lo que le pedimos sabe que podrá disfrutar de su conducta preferida.

Cuidado con la frustración.

A la hora de empezar a introducir una conducta previa, debemos ser conscientes de que nuestro perro será sometido a cierto estrés al querer realizar su conducta favorita.

Por ello, conviene en un principio hacer que la conducta previa sea breve (sentarse unos pocos segundos) o bien reducir el valor de la conducta favorita (en el caso de salir a la calle podríamos hacerlo después de haber dado un paseo, o en cuanto a perseguir la pelota, no lanzarla y dejarla inicialmente en el suelo).

Artículo ofrecido por:
adistrador canino

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia como usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR