Verano, temporada de caza de conejos

Este año el período general de caza de conejo en Andalucía será del 14 de agosto al 27 de noviembre, aunque en otras comunidades ya ha comenzado. Por eso es importante recordar que es importante cazar con cierta ética, sin excederse, seleccionando las mejores piezas para posteriormente disfrutarlas con los más allegados.


Fuente: Wikimedia

Ya es temporada de conejos, la pieza estrella del verano, así que es hora de coger lo necesario y a nuestro perro y dirigirnos al campo. En Andalucía el período general de caza es del 14 de agosto hasta el 27 de noviembre los jueves, sábados, domingos y festivos (en Almería: viernes, sábado, domingo y festivos) y podrá extenderse hasta el 11 de diciembre en casos puntuales. Sin embargo, en otras comunidades la temporada empieza antes, entre los meses de junio y julio.

Durante el verano la población de conejos es abundante. No obstante, es importante recordar que no debemos cazar en exceso, sino lo que el campo nos ofrezca.

Siguiendo esta forma de pensar, no hay que marcarse un objetivo cuando se sale a cazar. De lo contrario, es más probable arriesgar tiros con piezas que no están suficientemente a nuestro alcance. Se trata de aprovechar los conejos que estén a buena distancia y no de hacer peripecias con los disparos. Un ejemplo frecuente de intentar cazar al animal en el momento inadecuado es cuando, de pronto, el conejo aparece a escasos metros y está tan cerca que parece el tiro más fácil; pero no es así, los nervios y las prisas suelen jugar malas pasadas y lo mejor es dejar que se aleje a una distancia adecuada e ir siguiéndolo hasta el momento adecuado.

De la misma forma que no debe cazarse en exceso, ejerciendo así cierta ética en la actividad de la caza, ésta también incluye seleccionar los conejos a los que se dispara. Es decir, debe cazarse teniendo en cuenta diversos factores. Si la intención es dañar lo mínimo la agricultura, se deberá tirar a los conejos adultos y evitar los gazapos. Esto asegurará que haya piezas durante toda la temporada de caza de conejos. A pesar de que en algunas ocasiones concretas es difícil percibir el tamaño del animal, por ejemplo si se tira cuando se ve al conejo correr entre las matas, en la mayoría de ocasiones puede detectarse con facilidad su tamaño.

La vestimenta también es importante teniendo en cuenta las temperaturas de esta época. Ropa ligera, holgada y, a poder ser, nada de chaleco. En relación a los colores, por un lado es mejor utilizar colores que puedan camuflarse bien con el entorno, es decir, marrones y verdes, pues lo que interesa es no llamar la atención, aunque por otro lado, llevar una prenda que destaque puede ser necesario para que los demás cazadores te vean. Esto es importante porque aunque lo que se prefiere es cazar en la sombra antes de que el conejo se encame en zonas más complicadas, normalmente hacia la media mañana, no siempre es posible y se deberá buscar al animal bajo el sol. Por esto, llevar ropa adecuada para aguantar el sol es importante para poder cazar todo el tiempo que se desee y que la indumentaria no sea un impedimento.

Existen miles de consejos para la caza de conejos, pero la vestimenta y mantener cierta ética mientras se caza es lo primordial. Esto permitirá poder disfrutar al máximo de la caza y, cómo no, asegurar que se podrá seguir disfrutando en un futuro. La caza del conejo, que coincide con la temporada de verano, parece llegar en el mejor momento. La temporada perfecta para poder compartir las piezas con la familia. Asegurarse de saber cocinarlo es también muy importante. Aunque existen miles de recetas deliciosas con conejo, el verano es la temporada por excelencia de la barbacoa, algo que gusta a todos, incluso a los que durante el año, y por motivos profesionales, suelen pasar la mayor parte de su tiempo entre cuatro paredes. Cuando sale el sol y se colocan las mejores piezas en la barbacoa, nadie duda en que no hay nada mejor que sentarse alrededor de la mesa y disfrutar de un buen manjar. Si se prefiere, el arroz con conejo es algo típico pero que también siempre triunfa.

Si optamos por encender la barbacoa, limpiar y abrir los conejos es la primera tarea. Cuidado con la cantidad, pues los conejos son un animal con poca carne, así que aunque pueda parecer que hay muchas piezas, no es tanta carne como la que parece. En el momento de ponerlos en las brasas, lo ideal es aliñarlos con una mezcla de aceite, pimienta negra, tomillo, ajo y comino, todo machacado (ingredientes y cantidades al gusto, por supuesto). Aproximadamente, las piezas tardarán entre 8 y 10 minutos en hacerse por cada lado y es recomendable pintarlos con la mezcla cada vez que se les dé la vuelta.

Por lo que respecta a las salsas para acompañar las piezas, hay muchas distintas y la elección dependerá del gusto de cada persona. Un buen alioli es la más utilizada en general, lo más típico aunque no por ello menos sabroso. Si se tiene cierta habilidad en la cocina, siempre es posible experimentar con otras combinaciones. Por ejemplo, puede elaborarse una exquisita salsa barbacoa, que, aunque es habitual comprarla preparada, sus ingredientes son muy fáciles de encontrar en cualquier supermercado: cebolla, ajo, tomates maduros, miel, harina de maíz, vinagre, aceite, sal, guindilla y orégano. Si las salsas no son nuestro fuerte, o sencillamente no nos apetece, un buen acompañamiento son unas verduras y unas patatas hechas en las mismas brasas en las que se cocina el conejo. ¡Simple y delicioso!
Si no se dispone de barbacoa y los amigos lo que desean es un buen plato de arroz con conejo, nos llevará un poco más de tiempo de elaboración si se compara con la preparación del conejo a la brasa. Sin embargo, no se trata de algo demasiado difícil si se cocina con productos de calidad y se tienen en cuenta cuatro consejos básicos. En primer lugar, la cantidad de conejo a utilizar será bastante inferior. Aunque el conejo es un animal que le da muy buen sabor al arroz, es importante hacerse con un buen caldo de verduras, que si puede ser casero y hecho del día anterior, por ejemplo, mejorará todavía mucho más el sabor del plato. El resto de ingredientes van al gusto, aunque lo mejor es no añadirle demasiados para que el sabor del conejo sea el protagonista del plato.

El paso crucial para triunfar con este plato es, sin duda, el punto de cocción del arroz. Esto es a menudo un dolor de cabeza para aquellos que se animan a preparar este plato, ya que, si no se controla bien, puede echarse a perder. Así que deberá calcularse bien las cantidades y los tiempos en función del tipo de arroz que se ha escogido. Finalmente, se dejará reposar en la paella durante 5 o 10 minutos, tapándola con un poco de papel de periódico, por ejemplo. Después, el arroz ya estará listo para servir.

En cualquiera de los casos, tanto si se opta por la barbacoa, por el arroz, o por cualquier otra deliciosa receta, saber sacarle partido a las piezas es importante para poder disfrutarlas con los más allegados.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia como usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR